Popular Posts

La buscadora de ayeres

Selene sabía que su diagnóstico estaba equivocado. Un cuerpo experimentado de médicos le había diagnosticado una especie de epilepsia. Con pastillas cada ocho horas podría contener sus recurrentes convulsiones. Pero no, ningún remedio acertaba con su sufrir. Y fue así como volvió a lo del magnetista. 

- No sé que tengo pero no tengo epilepsia, dijo Selene mirando el otoño pasar por la ventana.
- ¿Usted toca el violín?, indagó el magnetista.

- ¿Cómo lo sabe?, preguntó sorprendida. El magnetista sonrió.
- No soy adivino, sólo que he notado las marcas de las cuerdas de violín en la yema de sus dedos

El violín dejando marcas en su cuerpo fue una verdad que desestabilizó a Selene y comenzó a tener una convulsión con los ojos hacia atrás y el cuerpo retorciéndose en plena eclosión de su desesperanza. Entonces su cuerpo amenazó con la noche y apareció una niña tocando el piano y otra tocando el violín. Pero había una descoordinación vital entre uno y otro instrumento, el piano era Schumann (el ruidoso Schumann) y el violín era Paganini (el virtuoso Paganini). Estuvo en ese estado hasta que la luz la hizo emerger del agua de su enfermedad. Al rato, cuando la mente de Selene pudo acompañar los gestos de su cuerpo, el otoño en la ventana le dio la bienvenida al volver. El magnetista permanecía en la misma posición de antes de la convulsión y, por un instante, Selene tuvo la impresión de que sólo ella se movía y que todo había quedado suspendido en el tiempo y el espacio. La sonrisa del magnetista desmintió esa percepción y puso en movimiento el presente. 

- Selene, usted no tiene epilepsia, afirmó el magnetista pausadamente, usted lo que tiene es analepsis, simplemente, analepsis
- ¿Eso es grave?, preguntó Selene, ignorante.
- En cada convulsión usted viaja al pasado. La convulsión es el mecanismo de su psiquis para entrar en trance y poder ir hacia el pasado. Por eso, quizás, quiere nacerse, quiere meterse en su útero y nacerse. El pasado no es para usted más que el recurso necesario para escribir el presente. Tengo un paciente que tiene prolepsis. Hace lo mismo que usted pero él se proyecta hacia el futuro. Le menciono a otro paciente sólo para que comprenda que es habitual viajar en el tiempo. Usted es simplemente alguien que necesita volver a buscar algo que perdió en el ayer y que cree que es vital para el hoy. No es más que eso: una buscadora de ayeres

Selene y el otoño tienen un pacto. No se hablan pero se besan. Sus bocas se tocan en el silencio que precede al beso. Quizás por eso Selene está llena de hojas marchitas y palabras inconclusas que vuelan hacia el mañana en un viento que desde siempre sopla en el ayer.



Safe Creative #1010317729838

Soledad


Azul entró por la puerta como una tormenta de verano. El magnetista notó al instante el remolino de energías que la perseguían. Sin decir palabra se sacó los zapatos y se acomodó en el diván. La minifalda que tenía puesta dejó expuestos sus muslos al viento de su tormenta. El magnetista no dijo nada y comenzó a estabilizar su energía con las manos. El silencio es un poro abierto a la soledad. 

- ¿Cómo se siente ahora?, indagó el magnetista que ya conocía la respuesta.
- Mejor, en paz, siento que floto, respondió Azul con la voz suave levitándole al ras de los labios.
- Descríbame las imágenes que la acompañan, sugirió el magnetista.
- Floto. Estoy de espaldas en el agua y floto por un lago suave, repetía Azul en trance con su voz apagada como atravesando las puertas de un sueño. 

Lentamente comenzó a sentir que su cuerpo se derretía sobre una superficie tibia que la contenía. No tardó en sentir que su piel se iba derramando por un sueño que era un pasado lejano. Y como una fotografía borrosa se dibujó la imagen de su cuerpo desnudo frente al espejo de su abuela. Salía de un baño caliente en el invierno temprano de sus catorce años. Sí, sí, la imagen es nítida ahora y el recuerdo es claro. Y como si nunca hubiera visto su cuerpo desnudo descubrió su sexo abierto, suave, sus labios hinchados y una sensación inaudita que gobernaba su mano, que la obligaba a acariciarse, hacer círculos, redondear, apretar, y otra vez acariciar y luego hundir, luego entrar, enterrar y gemir, fue instintivo gemir, no supo por qué pero el cuerpo le pedía gemir mientras su mano deshacía virtudes y su sexo inexperto sentía como si un río desbocado ganara fuerza y quisiera estallarle entre las piernas abriendo con sus aguas embrujadas la puerta de su sexo tiritando de placer. Y no tardó en estallar brutal arrancándole un grito extenuante mientras mil latidos la despertaron en la consulta del magnetista, que estaba sentado mirándola dócil, con el sol de su presencia y con un vaso de agua entre las manos. 

- Beba, le dijo con voz conciliadora, en la siguiente sesión seguimos hablando del ángel de su soledad.



Safe Creative #1010277704043

Witch Hunt Beach



This is absolutely my favourite sweatshirt in the closet. There are no better sweatshirts than Wildfox stuff. Right, huh?





photos by Belletette


sweatshirt - Wildfox (Spanish Moss Vintage)
shorts - Top Shop


MUSIC: Miss Kittin - Metalhead



This is one of the ten music videos made to celebrate 50th anniversary of Dr. Martens footwear. So cool!


Metro

Muriel abrió la puerta y asomó la cabeza pidiendo permiso. Llegaba veinte minutos tarde a la cita con el magnetista. 

- Perdón por el retraso. Tuve una demora en el metro, dijo Muriel mientras se sentaba tímidamente en el diván. El magnetista hizo un gesto con la mano restándole importancia al retraso. Se quedaron cinco minutos en silencio.
- Cuénteme del espejo, dijo por fin el magnetista quebrando el mutismo de Muriel. Ella lo miró asombrada.
- Anoche soñé que me miraba al espejo y un río se reflejaba a mis espaldas y mi rostro flotaba por ese río, dijo Muriel abrumada por el conocimiento que de ella tenía el magnetista.
- Qué más, insistió el magnetista.
- En mi sueño me tiro al río y voy nadando tras mi rostro que flota por el agua y no logro alcanzarlo. Muriel dudó y, finalmente, mientras limpiaba con el dedo una mancha blanca acuosa en su zapato negro, atinó a decir, nado pero no alcanzo a mi rostro y eso me angustia terriblemente y me despierto, y en ese momento tengo unas ganas irrefrenables de masturbarme mientras mi marido duerme. Él no sabe de mis sueños.
- Bien, dijo el magnetista satisfecho.
- Pero ayer fue diferente aunque no quiero hablar de eso ahora, dijo Muriel cortante.
- Perfecto. Es suficiente por hoy, otro día hablaremos de eso que ahora es diferente, concedió el magnetista mientras hacía unos pases energéticos con sus manos tibias sobre la frente de Muriel antes de partir. 

Ya de espaldas y antes de que su cuerpo pasara la línea del consultorio Muriel escuchó la voz suave del magnetista decirle: la próxima vez que masturbe a un desconocido en el metro tenga la precaución de llegar puntual y evite mancharse los zapatos.



Safe Creative #1010247661840

Amar cansa

Berenguer entró al consultorio devastado por la tarde. La luz que venía de la puerta lo perseguía como se persigue a un animal herido, hasta el último aliento, hasta el último minuto. Dejó caer su cuerpo en el diván, se recostó pidiéndole al cielo que lo dejara en paz. 

- Estoy cansado de amar, dijo Berenguer abatido. No se había afeitado ni bañado en los últimos cuatro días.
- Buenas tardes Berenguer, dijo el magnetista poco condescendiente. Berenguer notó un tono de voz que le dejaba claro que no había entrado a un bar a tomarse unas copas.
- Perdón, estoy exhausto de amar y ya no puedo ni respetar los mínimos acuerdos sociales. Sepa disculpar.
- El amor, Berenguer, cansa si es una necesidad. El amor como necesidad es una tragedia. ¿Usted necesita que lo amen o ama por necesidad?, indagó el magnetista aliado con la luz en la tarea de beberse de un sorbo el último aliento de Berenguer, cansado de amar.
- Necesito el amor como el agua mi cuerpo, por eso amo por necesidad, dijo Berenguer consciente de su tragedia: amar como destino se convierte en una bestia que nos devora la vida inexorablemente.
- La necesidad se opone a la libertad: libertad quiere decir ausencia de necesidad, ¿me entiende Berenguer?, preguntó el magnetista con el dedo apoyado en la llaga. El magnetista se puso de pie, Berenguer lo vio inmenso, imponente con su boca sensual y sus manos tibias, el amor hay que tomarlo como una contingencia, como un azar, como un hecho fortuito no como una necesidad. Déjese encontrar…repetía el magnetista fuera de sí, a los gritos. 

¡Berenguer! ¡Berenguer!, la luz entraba por doquier en sus pupilas y se bebía su cuerpo entero a tragos: Levántate que llegarás tarde al trabajo, gritaba su madre. Y deja ya de soñar con ese magnetista que te vas a volver loco. Toma, hoy te pondrás esta camisa y estos pantalones. Apúrate que no tengo tiempo y tú ya tienes 43 años. ¡Berenguer! ¡Vamos! Apúrate te digo.


Safe Creative #1010207619478

Slaaashed



Proste fasony ubrań z wycięciami w nietypowych miejscach, to jest to co lubie. Moja dzisiejsza sukienka z Nasty Gal z przodu wygląda całkowicie normalnie, za to z tyłu pokazuje swoje drugie oblicze. Najlepiej wygląda w połączeniu z luźnym kardiganem albo z militarną kurtką. Swoją drogą bardzo lubie połączenie cętek i khaki, zachowana jest wtedy równowaga w ubiorze. Ps. Lookbookowa sesja PlayMy Jeans to najlepsza sesja jaką ostatnio widziałam . Takich zdjęć nie powstydziłby sie sam Wildfox. Stylizowana przez Christine, jedną z moich ulubionych blogerek.

ENGLISH: This is my new dress from Nasty Gal. Simple cuts with slashed detailing at back, that's the point. It looks cool with loose cardigans or green, military jacket or parka. Ps. I'm totally in love with PlayMe lookbook styling by Christina. This is the best photosession I've seen lately! Good job!







photos by Belletette

dress - Ewil Twin (Nasty Gal)
cardigan - Zara
wedges - Beau Coops (My-Wardrobe)
hat - H&M
necklace - borrowed


Azul

Azul puede ser un color pero es un nombre. El nombre de la mujer que entra a la consulta del magnetista: una sonrisa en la boca acompañada por una mirada verde, una camisa negra apretada al cuerpo que trasluce el peso de sus senos al caminar, delineada por una cintura que se desploma en dos piernas delgadas, blancas, cuyos pies se enfundan en zapatos de color indefinido.

Azul está diseñada con una energía anárquica, que sube de su sexo a su boca, fluye de su verbo a su mirada, aura roja y naranja, índigo y rosa. Nadie puede modificar el color de su aura, pero Azul puede, y lo hace. 

- Me han llegado buenas referencias de usted, dice Azul mientras extiende su mano con las uñas pintadas de violeta. 
- Me alegra oír eso, asiente el magnetista naufragando en esas cinco mujeres desnudas que son sus dedos, unidas irremediablemente a una verdad delicada que es su mano, que aprieta lo justo para ella sienta el poder de su presencia. 
- ¿Me recuesto aquí?, indaga ella con la mirada fija en la boca del magnetista. 
- Si así lo desea, aunque esta primera sesión la vamos a dedicar a conversar un poco sobre usted y las razones de esta visita, atina el magnetista en tono profesional. 
- Ya le dije, vine por usted, repite sin mirarlo mientras se descalza y se recuesta en el diván de plata. Sus medias negras al final del diván dictan sentencias que el magnetista no evita escuchar. 

A veces una mujer es una escalera que gira súbitamente hacia lo desconocido. Y el magnetista lo sabe. Quizás ella también lo sabe por eso una vez recostada en el diván, se acomoda la camisa negra dejando entrever el nacimiento de sus senos, que se aprietan para dibujar un sendero que no es más que un pasaje secreto hacia un futuro abismo. Ella dice cosas pero el magnetista ya no escucha.


Safe Creative #1010207619324

Otoño

El otoño bebe de los árboles y los va secando, bebe vida, bebe savia, discute con el sol. Selene camina amarrilla hacia el consultorio del magnetista. Su paso deja ecos de su cuerpo en la tarde anaranjada. 

- Quiero meter mi cabeza en mi útero y nacerme, dijo Selene mirando el vacío en un cuadro de Klimt.

El magnetista la recorría con sus manos para detectar los flujos de energía que se acumulaban en su vientre y en su sexo. Mal diagnóstico. 

- Quiere ser su propia madre, afirmó el magnetista.
- No, quiero ser mi propia hija, respondió Selene solitaria, soleada, solsticio de su propio cuerpo. 

Entonces el magnetista giró violentamente sus manos, como aventando espíritus secos en ese cuerpo húmedo y soleado. Selene abrió las piernas y gritó como su estuviera pariendo. El dolor hizo que casi se sentara en el diván de plata que sostenía su cuerpo recostado. Gritó y sollozó cuando vio entre las manos del magnetista un poema, un poema de su cuerpo hablando de su alma azul. El magnetista la abrazó cálidamente y Selene se quedó con ese abrazo como un reposo en el camino. Parir un poema en otoño, habitarse a sí misma. 

Selene se va. Camina por la calle, arrastra un eco lejano de su voz e impregna con su piel los colores de esta tarde.



Safe Creative #1010207616392

El futuro

En la noche de mi sueño, he descubierto un espejo que refleja mi triste transparencia, dijo Ismael con su boca hindú y sus manos largas y finas de informático. Miraba el suelo como buscando rastros, respuestas esparcidas en el camino de la noche aún sin caminar. 

El magnetista cerró los ojos y vio los tonos oscuros de su alma. Y descubrió tres dolores: el amor traicionado, el amor abandonado y el amor por llegar. 

- ¿Por qué le tiene miedo al futuro?, indagó el magnetista mientras jugaba con un lápiz a punto de caer desde sus manos hacia el silencio estrepitoso del suelo. 

- Porque todo lo que tengo lo pierdo, y no será diferente mañana, respondió Ismael mirándose una mano, quizás las líneas de la vida. 

Entonces el magnetista se incorporó. Puso una mano en la frente de Ismael y la otra en la nuca. Deje su mente en blanco, solicitó lo imposible. Ismael cerró los ojos y se vio en imágenes corriendo desnudo por la playa, sintiendo la brisa abrazar su piel y el agua besar sus pasos. Sintió una súbita e irremediable felicidad, cuando una mujer de ojos verdes y tez cetrina tocó la puerta de su apartamento y luego lo besó en la comisura de los labios, y lo miró fijo a los ojos ¿Comida china o comida italiana?, preguntó con una sonrisa... 

Ismael abrió los ojos aterrado por la frescura de esa imagen. Se llama Uriel, dijo el magnetista, en un mañana que usted no espera lo invitará a cenar. Y cuando elija, elija comida italiana

Ismael se fue con una esperanza riendo en su corazón. El magnetista se quedó solo, se sirvió un poco de café y recogió el lápiz tirado en el suelo, sabía con toda certeza que Uriel no vendría jamás, porque el futuro se inventa no se adivina.


Safe Creative #1010207616378

I think she was coming back from the game or something



Dżinsowe ubrania nigdy nie wychodzą z mody, są ponadczasowe, choć chyba najbardziej kojarzą mi sie z latami 90-tymi. Tak jak w dżinsowych szortach mogłabym chodzić na okrągło (i właściwie chodzę) tak na góre bardzo często zakładam dżinsową kamizelkę. Pasuje do wszystkiego, nawet nałożona na kurtke, najlepiej ze skórzanymi rękawami.

ENGLISH: Jeans clothes make the look. Mostly, they bring me back to the 90's style which I'm obsessed about. My favourite combination:a jeans vest and a leather jacket. Perfection.








photos by Belletette

dress, bag, shoes - Zara
jeans vest - second hand



MUSIC: The XX - Infinity (Flufftronix Remix)

Mango 10th Anniversary Party



Dzisiaj w końcu mogę Wam pokazać zdjęcia z 10-tych urodzin Mango z zeszłego piątku. Na tą okazje do Krakowa przyleciała również Gala Gonzalez, którą zapewne wszyscy znacie. Jest przemiłą i otwartą osobą i wcale nie taką wysoką jak myślałam;) Bardzo dziękuje Mango, Ani Krzyżanowskiej za zaproszenie. Moim faworytem z jesiennej kolekcji są zdecydowanie buty, szczególnie te koturny, które miała na sobie Gala i kowbojko podobne saszki, które miesiąc temu kupiła moja siostra i bardzo sobie chwali. Swoją drogą koturny z gumową, nieślizgającą się podeszwą to świetna opcja butów na zime i śliskie chodniki.

ENGLISH: Today I want to show you some pictures from the Mango 10th Anniversary party last Friday. I also had the pleasure of meeting a beautiful girl & blogger Gala Gonzales.
What are my favs from the Mango fall collection? Definitely the shoes. I love the wedges which Gala was wearing last Friday. They are very comfortable and perfect for snow-covered pavements in winter (finally found shoes suitable for the winter, can't believe it ;D). Apart from those ankle boots which my sister bought last month and she highly recommends them. Thanks to the Mango team for a nice party.
PS: In the second picture I'm with Weronika - our youngest and cutest fashion blogger from Cracow:)




pics by Tytus Kondracki


My outfit:

dress - The Scarlet Room
shoes - Sam Edelman (Solestruck)
bag - vintage

There must be some way out of here



It was the last summer sun, that we caught in these pictures, I think. It is getting colder and colder and the days are shorter. It means fall, nothing else. My today's t-shirt brings me back to the early 70's, hippies and some good rock music from that time. Sometimes I wonder what my life would have been like if I had been born in the 70's... it's funny to imagine yourself as a real hippie... Now I'm leaving you with pics & one of my favourite old rock songs. Have a nice weekend:)





photos by Belletette

t-shirt- MISBHV
skirt, jacket - H&M
wedges - Beau Coops (My-Wardrobe)
bag - Zara TRF




Music: Jimmy Hendrix - All along the watchtower

Un beso en el fondo del agua





Muriel entró a la consulta del magnetista con el típico síntoma de decadencia energética. Un pesar en los  pies arrastraba un pesar en el alma de sus ojos azules. Saludó con la mano flácida, sin ganas. Se sentó en el diván y comenzó a hablar. El magnetista le sugirió silencio con un gesto de la mano.
-   -  Recuéstese por favor, su voz es dulce, lago calmo en la tormenta agitada.
Muriel miraba el techo sin esperanza. El magnetista le hizo cerrar los ojos con sus dedos suaves. Y la besó profundo en la boca.
-        - Pero, pero ¿Qué hace?, gritó con el rostro desencajado mientras se incorporaba de un salto.
-          Hacerla gritar, hacerla reaccionar, sacarla del letargo inútil en el que se encuentra.
-          ¡Usted está loco!, dijo indignada.
Salió dando un portazo. A los cinco minutos volvió. El magnetista le dijo sin dudar un segundo:
-          El jueves que viene a las 14:30 hs, sea puntual por favor.




Safe Creative #1010207616361