Popular Posts

Amor

Azul abrió la puerta y entró murmurando letanías en su piel, una por cada paso que daba. No quiso recostarse en el diván, en cambio se sirvió un poco de agua (como si estuviera en su cocina) y de pie, con el vaso en la mano, apoyada en el escritorio negro de diseño italiano, buscó los ojos del magnetista para decir:

- Estoy enamorada. Me gusta su forma de escribir, su manera de hablar, sonreír, el humor ácido de sus vocablos y el modo en que hace que mis orgasmos le hablen a mi cuerpo. 

El sol caía desde lo alto de la ventana en rayos nítidos sobre la mujer de pie con un vaso de agua en la mano. A pesar de la preciosa textura que son la mujer y la luz sobre el fondo de la habitación había tristeza en sus ojos acostumbrados al verde en fuga. 

- Me alegro por usted, dijo sin alegría el magnetista (¿celoso?). No hemos hablado antes de él, ¿quizás es un amor intempestivo?
- El amor siempre es intempestivo, dijo Azul con una sonrisa triste en los labios. ¿Acaso usted planifica sus amores?
- Azul, hablamos de usted y no de mí, cortó amablemente el magnetista. ¿Y por qué está triste a pesar del amor? Azul advirtió que la luz dejaba al desnudo su tristeza.
- Quizás porque siempre me enamoro de lo que no puedo tener, dijo buscando en el agua razones para su naufragio.
- El amor nunca se puede tener, por eso nos enamoramos

El magnetista no quiso decir que el amor sea soledad y lejanía sino búsqueda y no encuentro pero para Azul eso no es suficiente, y siente que el amor es presente y es un presente urgente.




Safe Creative #1012188092349

No comments:

Post a Comment