Popular Posts

Elefante solitario

Berenguer viaja en autobús. La noche tiene tormentas que atormentan la lluvia. Son nubes sarcásticas que se burlan de la belleza del cielo cuando quiere llorar. Berenguer sueña con tormentas en el letargo de una madrugada sin luna. Nubes arrecian su imagen de hombre cansado de amar. 

- Soy feo, dice Berenguer mirando por la ventana morir una paloma, me siento como el hombre elefante, despreciado e inconcluso. Estoy cansado de amar y de que no me amen

- El amor es una experiencia alejada de lo bello y lo feo y lo único absoluto de nuestro cuerpo es la muerte, dijo el magnetista señalando la paloma. 

- Soy el hombre elefante, insiste Berenguer indiferente a la muerte, y no hay manera de relativizar esa verdad. 

- Berenguer, nuestros sentidos y sensaciones no son objetivas al mundo en que vivimos, son inventos, nos inventamos nuestra experiencia. Inventamos lo que sentimos. Y nuestro cometido es gobernar nuestras sensaciones. Invéntese un amor y vívalo tan intensamente como su imaginación le deje. Despierte la imaginación y despertará el amor. Despierte de una vez! Despierte! Despierte!

Despierte! Despierte de una vez! gritaba el chofer del autobús, cuya voz venía como un eco del sueño que acaba de soñar. Ya hemos llegado, miró el chofer por el espejo interno. Berenguer se incorporó del asiento y bajó del autobús hacia la calle vacía donde lo esperaba la lluvia y su agitada soledad.


Safe Creative #1101158264852

No comments:

Post a Comment