Popular Posts

Primavera

La ventana refleja una fila de árboles secos agitados por un leve viento que no dice nada. Selene se desnuda lento. La ropa cae al suelo como palabras en el lago del pensamiento. Al caer en el pensamiento, las palabras producen ondas concéntricas que son ecos de lo que se dice a sí misma. Las ondas se van esparciendo en armonía hasta la costa de sus sensaciones. A punto de tomar una ducha, la piel desnuda y el agua tibia gritan silencios que esperan. Selene se aventura bajo el agua, no sin antes comprobar su temperatura, y se desliza suave bajo la lluvia y deja su cuerpo librado al azar de mojarse. Su cuerpo inundado escucha una y otra vez la frase del magnetista caer por el torrente de agua:

- Es hora de que abandone el otoño, Selene. Busque la palabra primavera en su memoria y hágala piel de su cuerpo.

El eco de esas palabras la dejan sin pensamiento, y sin pensamiento Selene siente que en su cuerpo se acumulan palabras que tocan y destocan lo que tocan, se estremecen, se arquean, buscan aliviar su sed, se agitan como pájaros hambrientos. Ella las acaricia y las calma ofreciéndoles su piel para que devoren y beban verbos como alimento: sentir, tocar, besar, hablar, caminar, reír, abrazar, conversar, mirar…Verbos brotan de su cuerpo desnudo mientras las palabras los devoran para escribir un sueño.

Selene abandona el agua como se abandona un tiempo en un cajón. En la ventana pájaros-palabra inauguran una primavera y los árboles en fila no dejan de cubrirse de flores nuevas.



Safe Creative #1101298368991

No comments:

Post a Comment